¿Y POR QUÉ AHORA SÍ?  Daniel Ambriz Mendoza

      

     

    ...

    Subirse al barco de la inercia y haber dejado que las cosas sucedieran por sí mismas va a ser un precio muy alto que los responsables de la política y del contacto con los ciudadanos tendrán que pagar, finalmente, se lograrán sobreponer quienes logren argumentar su falta de decisión o de acción en los momentos más difíciles por los que ha atravesado nuestro país y en particular nuestro estado y cada municipio.

    ¿Por qué ahora sí?, podría ser la pregunta generadora que tendrá que resolverse en los cuartos de guerra electoral para poder convencer a los ciudadanos de apoyar tal o cual iniciativa, frente, alianza o proyecto político, y lo digo porque simple y sencillamente el ciudadano común ha padecido en los últimos años los males más severos que le han golpeado su economía, su salud, su seguridad, su patrimonio, sus esperanzas y casi ha dejado morir la confianza en la clase política y en el gobierno. Los representantes populares se olvidaron de sus promesas y no fueron buenos para explicarle a quien les dio el voto el motivo de su silencio en los momentos en que los ciudadanos necesitamos de su apoyo y solidaridad.
     
    Ahora, que se renovará el Poder Ejecutivo y el H. Congreso de la Unión de nuestro sistema republicano, pero, además, algunos diputados locales, algunos gobernadores y Ayuntamientos en varios Estados y Municipios, se comienzan a escuchar las voces de los aspirantes a cargos de elección popular diciendo con énfasis que ahora sí resolverán los problemas de inseguridad, inflación, educación, salud, vialidades, caminos, deporte y muchas cosas más. Y es en este momento donde los ciudadanos nos hacemos la siguiente pregunta, ¿por qué ahora sí y no antes o ahora?, porque muchos aún no dejan el cargo para el cual fueron electos hace tres o seis años y ya están viendo a qué otro puesto le pueden saltar, esto no es de asombrar en funcionarios o representantes populares que hicieron un buen trabajo y son respetados por la población a la que sirvieron, la política es una carrera que lleva muchos años para lograr metas y expectativas; lo que sorprende, es que individuos con sendos señalamientos de corrupción y de malos manejos en la administración pública se apunten para seguir viviendo del erario público, ese es el colmo del cinismo.

    La clase política no cambia de lógica, y su actitud lineal los ha llevado a fracasos insospechados, en el terreno político existe tanta soberbia que el daño no se ve hasta que está hecho y lo peor es que se vuelve a repetir una y otra vez. La aristocracia política nunca estará dispuesta a dejar de gozar de sus privilegios, familias enteras se rolan los cargos de padres a hijos, a sobrinos, tíos, cuñados, nueras, etc., y cuando la dinastía se acaba, le dan vuelta nuevamente, se han convertido en verdaderas mafias del poder. Esta situación se puede observar en todos los partidos políticos, no es privativo de ninguno. Estamos en los umbrales del inicio del proceso electoral del 2018, y es precisamente en este tiempo cuando se podrá observar el movimiento táctico, convencional y hasta enroques en el ajedrez político mexicano, en muchos casos, por los mismos de siempre y sin importar partido ni ideología.

    Lo que no se ha entendido es que el problema de la pobreza y la inequidad social en México no se resuelve con la lucha cruda del poder por el poder, la solución no está en cuántos partidos se reúnan en un frente, alianza o coalición para echarle montón a otros y conseguir la preservación de sus privilegios, bueno, ni siquiera un gobierno de coalición resolvería los problemas más agudos por los que atraviesa nuestro país mientras se siga transitando por el mismo sistema político y se siga preservando el modelo económico que tenemos. No tiene caso cambiar de moradores en la casa si se van a seguir las mismas reglas del juego; bajo el mismo esquema, ganarán los que siempre han vivido de las prerrogativas del poder y perderán quienes han padecido la pobreza y han sido azotados por la inequidad y por el flagelo de la ignorancia. Ojalá la clase política de este país nos pudiera explicar y convencer de: ¿por qué ahora sí?

     

    Más información en esta sección:


    MÉXICO YA ELIGIÓ. Daniel Ambriz Mendoza ...Leer más >>

    EL PESO DEL HUMOR SOCIAL. Daniel Ambriz Mendoza...Leer más >>

    ES DE LEY. Daniel Ambriz Mendoza....Leer más >>

    UN SNTE CON VISIÓN PROSPECTIVA. Daniel Ambriz Mendoza...Leer más >>

    EN LA CUERDA FLOJA. Daniel Ambriz Mendoza...Leer más >>

    LIDERAZGOS A PRUEBA. Daniel Ambriz Mendoza ...Leer más >>

    LA MISIÓN DE EDUCAR. Daniel Ambriz Mendoza...Leer más >>

    LA DERROTA DE LOS VIOLENTOS ...Leer más >>

    Brevedad, brevedad y brevedad...Leer más >>


lIGAS IMPORTANTES