HECHOS Y COMENTARIOS



    ¿CÓMO NACIÓ EL FONDO DE AYUDA SINDICAL MUTUALISTA?

      

     

    José Guadalupe Montaño Villalobos

    El líder magisterial Noé Rodríguez García encabezó este día en Hermosillo, el evento anual de entrega-recepción de estímulos del FASM, en el que se puso de manifiesto el indiscutible  avance de dicha institución y la unidad del organismo gremial, ya que se entregaron más de seis mil bonos del fideicomiso de jubilados y estímulos por retiro por el periodo del 1 de enero al 30 de noviembre de 2018, a 160 beneficiarios, además de 70 bonos de nivelación de pensiones y una gran cantidad de becas para hijos de socios del Fondo de Ayuda Sindical Mutualista.

    En su mensaje, el líder sindical reconoció que el FASM es una fortaleza de la Sección 28, ya que estos programas sociales "nos dan sentido de pertenencia, nos dicen que hay una razón de ser más allá de nuestras aspiraciones como trabajadores de la educación, por eso la invitación de la dirigencia nacional es que sigamos viéndonos como hermanos de lucha", dijo el Delegado Especial del CEN del SNTE.

    En efecto, el Fondo de Ayuda Sindical Mutualista (FASM) es una de las instituciones más sólidas de la Sección 28 del SNTE, por lo que, para conocimiento de las nuevas generaciones de maestros, es pertinente recordar los antecedentes de este fondo, que fue producto de un acuerdo que se tomó en el XVII Congreso Extraordinario de la Sección 28, que se realizó en Hermosillo, los días 24 y 25 de enero de 1986. Era secretario general, el profesor Ismael Torres Díaz.

    En la misma reunión se aprobó el reglamento, que establecía en su artículo 2, que el FASM se constituía con el objeto y propósito de crear una ayuda económica de carácter patrimonial para los beneficiarios que el socio determinara en caso de su fallecimiento.

    Asimismo, el artículo 11 disponía que esta institución se integrara con la aportación de 250 (viejos) pesos quincenales por socio, que se cubrirían por descuentos directos de los cheques de sueldos de los trabajadores de la educación.

    En los términos señalados por el reglamento aludido, el 28 de febrero de 1986, se nombró el Comité Administrador (después Consejo de Administración) del Fondo de Ayuda Sindical Mutualista, el cual quedó integrado en la siguiente forma: José Guadalupe Montaño Villalobos, presidente; Andrés Miranda Guerrero, secretario; Francisco Eduardo Ibarra Luna, tesorero; Francisco Muñoz Covarrubias, primer vocal, y María Guadalupe Domínguez Reyes, segundo vocal.

    En estricto sentido, este fue el primer órgano de dirección del FASM, el cual elaboró un plan de trabajo para cumplir con su finalidad. Para ello, se pidió el apoyo del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE y se realizaron múltiples gestiones ante las autoridades, en varios viajes a la Ciudad de México, pero no se pudo lograr el acuerdo de la Secretaría de Educación Pública (SEP), para que se aplicaran los descuentos en los cheques de los trabajadores de la educación para iniciar el fondo de referencia, ya que, en aquellas fechas, los pagos no estaban desconcentrados.

    En esas circunstancias, no se pudo poner en marcha en este periodo sindical, el fondo mencionado.

    No obstante lo anterior, en el X Congreso Seccional Ordinario, efectuado los días 17 y 18 de octubre de 1986, en el que el profesor Modesto Gutiérrez Coronado fue electo secretario general de la Sección 28, se ratificó el acuerdo tomado en la reunión anterior, con la variante de que se acudiría a solicitar la aportación directa de los trabajadores de la educación, ante la imposibilidad de que se aplicaran descuentos quincenales en los cheques de los maestros.

    En ese contexto, se constituyó formalmente el FASM, el 20 de octubre de 1986, y se nombró un nuevo Comité Administrador, el cual se integró de la siguiente manera: José Guadalupe Montaño Villalobos, presidente; María Guadalupe Domínguez Reyes, secretaria; Francisco Eduardo Ibarra Luna, tesorero; Francisco Muñoz Covarrubias, primer vocal; y Francisco Roberto Keith Manzo, segundo vocal.

    Lo primero que se hizo fue elaborar y aprobar un nuevo reglamento, para adecuarlo a los acuerdos del citado congreso seccional. Asimismo, se desplegó una intensa actividad para llevar a la práctica este importante proyecto sindical, que se logró cristalizar, gracias a la acción solidaria de los miembros del Comité Ejecutivo Seccional; de los integrantes del Comité Administrador del fondo; de los Coordinadores Regionales; de los Comités Ejecutivos Delegacionales y Representantes de los Centros de Trabajo; y de la inmensa mayoría de los trabajadores de la educación.

    En pocas semanas ingresaron al FASM, 10 mil socios, quienes aportaron una cuota de 10 mil (viejos) pesos cada uno, por lo que se reunió un capital de 100 millones de (viejos) pesos, el cual debido a los elevados intereses que entonces generaban los depósitos a plazo fijo, pudo aumentar considerablemente en el lapso de una año, circunstancia que permitió entregar el primer cheque de un millón de (viejos) pesos como ayuda por defunción, al profesor Rosendo Venegas Reyes, de Álamos, Sonora, como beneficiario de la profesora Carlota Alcántar Maldonado, quien falleció el 4 de febrero de 1987.

    Desde entonces, como se puede apreciar, el FASM ha tenido un extraordinario crecimiento con importantes beneficios para los trabajadores de la educación, tal como lo reconocen propios y extraños.

    Aquí sí, como decía Machado, se hace camino al andar.

    ¿EN DÓNDE ESTABAN ENTONCES?

    Cuando nació el Fondo de Ayuda Sindical Mutualista (FASM) en enero de 1986, los trabajadores de la educación que después fueron secretarios generales de la Sección 28 del SNTE, se encontraban en la siguiente situación: Modesto Gutiérrez Coronado era secretario de Finanzas y secretario particular del secretario general del Comité Ejecutivo Seccional. Ricardo Ibarra García era coordinador de la Secretaría de Trabajo y Conflictos de Posprimarias del Comité Ejecutivo Seccional. José Guadalupe Montaño Villalobos era secretario de Orientación Ideológica y Sindical del Comité Ejecutivo Seccional. Félix Mendoza Acuña era secretario general de la Delegación D-II-70 de la Escuela Secundaria General No. 2 de Guaymas. Rafael Coronado Acuña era secretario de Trabajo y Conflictos de Primaria del Comité Ejecutivo Seccional. José Salomé Tello Magos era secretario general de la Delegación D-II-53, de la Escuela Secundaria General No. 4 de Ciudad Obregón Sonora. Ismael Valdez López era coordinador regional de la Región Yaqui II del municipio de Cajeme. Fermín Borbón Cota, trabajaba en la Escuela Primaria Tierra y Libertad No. 1 (después llamada Profra. Angelita Macías), de la colonia El Choyal de Hermosillo. Francisco Javier Duarte Flores, era profesor en la Escuela Primaria Gregorio Torres Quintero, de Aribabi, municipio de Huachinera, Sonora.


    Gracias por visitar nuestra Página Web: www.magisterioenlinea.com

    Email: jgmv2000@hotmail.com

     Facebook/José Guadalupe Montaño Villalobos.

     Twitter: @jgmontavilla.

     Hermosillo, Sonora, 5 de diciembre de 2018.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Más información en esta sección:


    ¿CÓMO NACIÓ EL FONDO DE AYUDA SINDICAL MUTUALISTA?...Leer más >>

    EL SNTE Y LAS NUEVAS GENERACIONES DE AGREMIADOS...Leer más >>

    LAS FALSAS DECLARACIONES EN CONTRA DEL SNTE...Leer más >>

    SALARIOS MÍNIMOS, UMA Y PENSIONES DEL ISSSTE...Leer más >>

    ACERCA DE LA DIRIGENCIA NACIONAL DEL SNTE...Leer más >>

    EL SNTE Y LA EVALUACIÓN EDUCATIVA...Leer más >>

    LA ELECCIÓN DE JUAN DÍAZ DE LA TORRE...Leer más >>

    LOS ATAQUES CONTRA LA DIRIGENCIA DEL SNTE...Leer más >>

    EL DÍA DEL MAESTRO...Leer más >>

    HECHOS Y COMENTARIOS...Leer más >>

    HECHOS Y COMENTARIOS...Leer más >>

    HECHOS Y COMENTARIOS...Leer más >>


lIGAS IMPORTANTES